Por fin una ducha!!!


Tras otra buena caminata para descender, el Kili Team se encuentra ya en el hotel, disfrutando de un merecido descanso…

Lo mejor, sin duda, ha sido poder ducharse después de casi una semana sin ver el agua nada más que para beber. Inés nos comenta que ha tenido que ponerse tres veces bajo el chorro de agua caliente para conseguir que la bañera no quedara de color marrón por los residuos que soltaba su cuerpo…

El Kilimanjaro es una montaña de guijarros y arenisca, en la que se levanta polvo con cada paso. La mascarilla protectora es obligada y, aún así, la garganta queda impregnada y los ojos, doloridos a pesar de las gafas.

Para ella, lo peor, dos cosas: el ver a las personas que bajaban afectadas por el mal de altura, con máscaras de oxígeno, o las que se encontraban tumbadas en el suelo sin conocimiento, esperando una asistencia. Y el frío, mucho frío a pesar del equipo que llevaban, y que congeló todos los líquidos que llevaban para el recorrido.

Y un recuerdo especial: uno de los porteadores tanzanos que les acompañaban, al ver que Inés estaba al límite de sus fuerzas, le quitó la mochila de la espalda, 8 kilos de material necesario para la ascensión, que cargaron durante todo el recorrido, para llevarlos él. Nos cuenta Inés que, al llegar al High Camp de vuelta, se abrazaron y gritaron de alegría durante varios minutos.

Es una anécdota que puede hacernos pensar en muchas cosas.

En cosas que pasan, como dijo Inés. Pasan, pero dejan una huella imborrable en la memoria, y una emoción indescriptible que nos deja ver que en los momentos de dificultad, siempre puede haber alguien en quien confiar, en quien apoyarse para seguir adelante, y que puede aliviar el peso de una carga o de un problema que nos abruma.

No os suena eso a algo conocido?

Anuncios

Un pensamiento en “Por fin una ducha!!!

  1. Tienes muchisisma razon,a pesar de que la humanidad aparezca cada vez mas fria y distante,mas des-humanizada, quedan muchas razones, hay continuamente muestras de la bondad del ser humano,en la abnegacion de las madres,en los cuidados que prodigan sin esperar nada a cambio, en el afecto y comprension de muchos,muchos amigos y desconocidos que echan una mano en el peor momento para subir y alcanzar ese objetivo. Me emociono al leer esos detalles del relato y te veo caminar ligera,con alas en los pies,sin parestesias ni cansancios ,sin sueños angustiosos y con otro dia que amanece y que hay que disfrutar.Hazlo por todos los que te queremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s