El ser inquebrantable


Nadie olvida nunca su primera vez. La primera vez que oyes Esclerosis Múltiple. El lugar. El olor, el tono, el silencio. La velocidad con la que puedes llegar a pensar en todo y en nada al mismo tiempo.

La primera vez que estudias cómo reestructurar tus planes. La primera vez que viajas hacia dentro. La primera vez que entiendes que nunca llegaremos a entenderlo todo. Ni si quiera algo tan propio.

Hay cosas que se quedan grabadas a fuego. La primera prueba. La última. Los nervios de antes de abrir el sobre. Los nervios de antes de abrir la boca para explicarles que todo irá bien. El miedo a que no te entiendan cuando intentas explicarte. La duda de bajo cuántas llaves guardar tu secreto.

Hay momentos que enmarcan tus días. El primer momento del día. Esa sensación de que, desde aquel día, tu vida es diferente. Los segundos en los que desesperas. Hasta que tres besos hacen que todo siga valiendo la pena.

Y mil abrazos que te recuerdan que hay otras cosas que no puedes olvidar.

Como que puedes con esto. Que tu sonrisa ha tocado corazones. Que cada día puede ser tu gran día. Que tu esfuerzo te hace inquebrantable. Y que no existe nada que pueda cambiarlo por mucho que pueda parecer lo contrario.

http://www.esclerosismultiple.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s