La lucha contra la Esclerosis Múltiple, más viva que nunca

¡Muchas gracias!

Nadie se lo imaginaba.
Ha sido difícil, intenso y largo. Y nos ha costado esfuerzo, tensión y miedo.
Ha sido muchas cosas. Pero sobre todo, ha sido gratificante y nos quedamos sólo con los buenos momentos; con las risas y los “enhorabuenas” que nos disteis a lo largo de la noche del 12 de febrero, cuando en Luz de Gas estuvimos todos a una. Todos luchando contra la Esclerosis Múltiple.
No se nos ocurre una manera de agradeceros vuestro apoyo que realmente quede a la altura de lo que os merecéis todos y cada uno de los que habéis dado la cara por la Esclerosis Múltiple. Ya sois parte de nuestro registro de valientes, de nuestros soldados en esta batalla que poco a poco parece estar creando un ejército más sólido y más fuerte.

Puede parecer que el concierto haya sido sólo un acto más, de los muchos benéficos que se harán a lo largo del año.
Pero para nosotros no ha sido sólo eso. Para nosotros, esta noche fue la materialización de toda nuestra lucha. Fue la esperanza para los que día a día se enfrentan a las dificultades que acarrea esta enfermedad, y fue un paso más en firme de cara a conseguir una mayor calidad de vida para las personas con Esclerosis Múltiple.

Y por fin podemos daros una cifra exacta: ¡12.800€!

Tanto el equipo de voluntarias organizadoras, como la Fundació Esclerosi Mútliple de Barcelona y Esclerosis Múltiple España, vamos a seguir luchando contra la Esclerosis Múltiple como hemos estado haciendo hasta ahora, dejándonos la piel.
Vamos a intentar demostraros en cada paso que demos, que nuestros propósitos y esperanzas van mucho más allá que los límites que esta enfermedad nos imponga, y que pase lo que pase y venga lo que venga, nuestro objetivo será siempre uno, y siempre el mismo: Acabar con la Esclerosis Múltiple en el mundo.

Y más ahora, que contamos con vuestra ayuda.

Muchas gracias a todos por ser parte de todo esto y por creer, como nosotros, que nuestro objetivo es posible.

Anuncios

El secreto del éxito

La Real Academia Española define éxito como el resultado feliz de un negocio o actuación, o la buena aceptación que tiene alguien o algo.

Pero, para nosotros, el éxito va más allá de todo esto: el éxito real radica en nuestra capacidad para sentirnos exitosos.
Es una lucha constante contra la posibilidad de ser mejores en todo aquello que nos propongamos.

Ser mejor hermano, mejor amigo, mejor ciudadano, mejor compañero de uno mismo.

Y es curioso como esta capacidad puede volverse borrosa o escondidiza, cuando de pronto, sin previo aviso, alguien te informa. “Tienes Esclerosis Múltiple“.

Es muy fácil en ese momento dudar de las propias habilidades y capacidades para continuar creciendo personal y profesionalmente, porque el miedo paraliza.
Y cuando uno queda paralizado, es casi imposible avanzar.

Pero justo ahí está el truco.
Justo ese punto en el que todo parece oscuro, es el mejor punto para poder ver un destello de luz. Sólo hay que estar atentos y buscar.

Es difícil, sin duda alguna es difícil. Pero no es imposible.

Porque en esta vida hay muy pocas cosas realmente imposibles, lo que deja abierta la puerta a un sinfín de cosas posibles.
Entre ellas, seguir sintiéndonos fuertes. Seguir siendo luchadores. Mantener la motivación y sobretodo, la ilusión por aquello que nos puede hacer hoy, un poquito más felices.

Y es que el éxito verdadero consiste en seguir siempre adelante, a pesar del temporal y a pesar del miedo a fracasar, llevando siempre por bandera el alentador pensamiento de que, por muy difícil que sea nuestra situación, no todo está perdido.

Así que sueña, lucha….Muévete. Y si flaquean las fuerzas sueña que luchas.
Pero no dejes de intentarlo.
Múevete por la Esclerosis Múltiple
www.esclerosismultiple.com

Ralph Waldo Emerson dijo:

“Reír a menudo y mucho. Ganar el respeto de gente inteligente y el cariño de los niños. Conseguir el aprecio de críticos honestos y aguantar la traición de falsos amigos. Apreciar la belleza. Encontrar lo mejor en los demás. Dejar el mundo un poco mejor, sea con un niño saludable, una huerta o una condición social redimida.

Saber que, por lo menos, una vida ha respirado mejor porque tú has vivido. 
Eso es tener éxito.”