¡Que no me quite la sonrisa!

Podríamos pensar en muchas cosas que la Esclerosis Múltiple nos puede arrebatar, seguro.
Estoy segura de que cada uno de nosotros, podría pensar en por lo menos diez, y sumando, saldrían muchas…

Pero también podríamos pensar en todo aquello que no puede quitarnos.
Porque tenemos la opción de dejarle ganar, de dejar que decida por nosotros, pero también existe la opción de ser nosotros quien tome las riendas, para así escoger cómo va a ser nuestro día de hoy.

Enfrentarse a los miedos, a las preocupaciones, al malestar, es la única manera de superarlo. Mirándole a los ojos…sólo así podrás darte cuenta de que tú estás al otro lado, ella también te mira, y como participante, tienes la posibilidad de ganar. Siempre existe esa posibilidad.

Como dijo Theodore Roosevelt: En cualquier momento de decisión, lo mejor es hacer lo correcto. Luego, lo incorrecto. Lo peor es no hacer nada.

Y vosotros… ¿qué decisiones tomáis cada día para ganarle la partida a la EM?

Yo, por ejemplo, no dejo que me quite la sonrisa.

 

Anuncios